Nuestras Primeras Impresiones de Detroit: Become Human

0 0
Nuestras Primeras Impresiones de Detroit: Become Human

El ambicioso nuevo título de Quantic Dream está hecho para jugarse más de una vez.

Gran parte de mi reciente sesión de dos horas con Detroit: Become Human me llamó la atención, pero lo que más persiste es el deseo de responder a mi principal pregunta: ¿que tal si?

¿Qué pasaría si hubiera tomado un camino diferente? ¿Qué pasaría si hubiera respondido algo de forma incorrecta? ¿Qué pasaría si no hubiera mostrado moderación en ese momento? ¿Las cosas hubieran permanecido igual? La belleza de Detroit: Become Human es que con cada decisión y acción, sin importar cuán aparentemente pequeña sean, el jugador tiene una visión directa del mundo que podría haber sido. El juego explica esto con un diagrama de flujo de elección al final de cada escena que resalta el camino que recorrieron y todos los caminos que quedaron bloqueados por sus elecciones.

Si bien tenía confianza en mis elecciones, sabiendo que había otro mundo en el que podría haber aprendido algo nuevo o en el que alguien podría no haber muerto, me emocioné cuando sería mi propio archivo guardado, así podría regresar y jugar a través de sus vidas una y otra vez.

Más allá de la necesidad de saber qué pasaría, sentía que quería pasar más tiempo en el mundo de Kara, Markus y Connor. Cada androide es un modelo diferente, y aunque todos se basan en la misma ciudad con historias que eventualmente se cruzan, todas comienzan en lugares muy diferentes. El tiempo dedicado a desarrollar las relaciones con los humanos en sus vidas se sintió matizado, con tareas más pequeñas como limpiar o buscar elementos que permitieran momentos de introspección y descubrimiento. Revisé cada revista digital, uno de los muchos pequeños toques que ayudan a dar cuerpo al mundo en el que viven estos personajes.

Los momentos más pequeños en los que podía elegir qué hacer con mi tiempo entre los principales objetivos también dejan que los detalles medioambientales del mundo brillen. La visión de Quantic Dream de Detroit se siente reflexiva e inmensamente real. Más allá de los increíbles gráficos que me hicieron detenerme en coloridos parques y callejones lluviosos para apreciarlo todo, la atención al detalle en la configuración de la escena hace que cada momento se sienta lleno. Me maravillé durante las escenas de Markus en particular; la captura de movimiento y los detalles en su rostro son asombrosos, y su papel como cuidador de su adinerado propietario Carl permitió múltiples vislumbres de cuán humanos realmente pueden ser estos androides. Carl es uno de los pocos personajes que trata a su android como si fuera humano. Como resultado, Markus tiene la opción de construir una identidad para sí mismo fuera de sus deberes de cuidado, y estos momentos más tranquilos de reflexión hicieron que sus escenas posteriores fueran mucho más conmovedoras.

La jugabilidad cambia según el Android con el que estén jugando, pero cada elección de movimiento o conversación se sintió fluida. La recreación de la escena del crimen de Connor es particularmente divertida, creando lazos de investigación que son una progresión natural y más atractiva de las gafas de IA que el detective Jayden utilizó en Heavy Rain. Me encontré a mí misma volviendo a jugar las recreaciones incluso después de juntar las pistas, disfrutando de la ingeniosa interfaz de usuario.

Kara y Markus se encontraron en situaciones más emocionales, y los controles aquí fueron más sutiles e inmersivos, alentándome a apoyarme en el peso de mis elecciones y la narrativa. Si guiaba a Kara frente al televisor mientras realizaba sus tareas, su dueño Todd eventualmente se molestaría porque interrumpe la visual. Si maniobraba en diferentes caminos, la hija de Todd, Alice, lentamente comenzaría a acercarse, teniendo en cuenta las oportunidades de hablar con ella y lograr que se abriera. Una escena con Markus encontró a Carl animándolo a pintar algo por sí mismo, y descubrí que los controles de pintura del panel táctil permitían que la escena fluyera sin interrupciones, sin romper la acumulación emocional.

Mi sesión de juego demasiado breve terminó con los tres personajes en un momento de pánico o descubrimiento, dejándome contando los días hasta que pueda volver al mundo de Detroit: Become Human para terminar sus historias una y otra vez cuando se estrene el 25 de mayo en PS4.

Por favor ingresa tu fecha de nacimiento.